Esta pareja salió de su casa para buscar un buen sitio donde montárselo al aire libre, ya que les encanta la emoción de poder ser descubiertos. Cuando encontraron el sitio idóneo, una especie de almacén, ella le hizo a él una mamada. Con tanto calentón, se corrió al instante. Pero para que la chica también disfrutara de la experiencia, decidió follársela igualmente. Así que ella se pueso a cuatro patas sobre el suelo y ,con el vestido todavía puesto, él se la metió por la vagina. Entonces comenzaron a follar, sin que nadie los descubriera.