A esta rubia amateur le ha calentado que su novio viniera vestido de militar y se ha puesto como una perra a chuparle la polla en la cama, eso sí, dejándole la camisa puesta su pareja.  Él es un hombre panzudo con el pene pequeño, pero la a chica le da igual, y se la come con unas ganas increíbles. También lo pajea y le acaricia los huevos con mucha ternura. Tras un buen rato chupando, él también se decide a masturbarla a ella, algo que hace muy lentamente.