Como las casas de sus padres están ocupadas, deciden ir a la playa a tomar el sol. Pero una vez allí les entran el calentón y se van a un sitio apartado. Allí se cercioran de que no hay espectadores, y se empiezan a enrollar alocadamente. Entonces, todavía de pie, el chico le levanta una pierna a su novia y le mete la polla por el chocho. Después, la chica se da la vuelta, se apoya contra una roca, y él continúa tirándosela. Lo hace cada vez con más fuerza, y la chica acaba con las manos en el suelo, totalmente arqueada.