A esta chica joven, su novio se le corre en la boca sin avisar. Pero no se corre un par de gotas, sino que le sale a chorro una cantidad enorme de semen directa a la cavidad de su chica. Es tanta la leche que a la tía se le cae por fuera, pese a su intento de tragársela toda. La chica se pone a cien con la corrida, y continúa mamando salvajemente, poniéndose perdida de lefa. Él la agarra de la cabeza, para que se le escape el menos líquido posible por fuera. Al final, la tía acaba con toda la cara y las manos blancas y viscosas.