A esta pareja llena de tatuajes le va el sexo salvaje, y más si es al aire libre. Realmente les pone la posibilidad de ser descubiertos, y además les gusta ir variando de escenario, para sentirse fuera de la rutina En esta ocasión quedan en el parque, y después de pasar un rato charlando y tomando algo van directos al asunto. Para ello ponen una manta en el suelo, sobre la que la chica se tumba sin pantalones y espera a que su novio se la meta con ganas. Para completar la jugada, deciden grabar la escena para masturbarse después en casa juntos.