Este hombre está probando su cámara nueva cuando ve a su novia agachada buscando algo en el congelador, con la raja del culo al aire. Entonces se le ocurre la genial idea de grabar uno de sus polvos. Así que invita a la muchacha a que le coma la polla como solo ella sabe. Ella que es una verdadera puerca acepta encantada cualquier proposición de su pareja, y se pone manos a la obra. Después de una espectacular mamada él la pone contra la encimera y la penetra brutalmente de manera anal, algo que a ella la pone todavía más cachonda. Y asi se la folla en diferentes posiciones por toda la cocina, pero siempre por el culo.