Esta tía quiere probar algo diferente en el mundo del sexok, pero su chico no está por la labor. En un momento lado, le ha atado las manos impidiendo que se pudiera llegar a mover. Luego se ha sacado una enorme polla de plástico que no ha tardado en meterle por el culo. Aunque el tío se ha resistido en un primer momento, al final hasta le ha gustado. A partir de esa práctica sexual, siempre le dice que lo repita.