Este hombre tiene una práctica muy interesante en el momento en el que se folla a cualquier mujer, y que le excita de sobremanera. A él no le gusta acabar en el coño, si no en la cara. Es por ello por lo que, cuando llega el momento en el que está a punto de llegar al clímax, se pone de pie y se empieza a masturbar en su cara. Y lo mejor de todo es que todo lo graba con su cámara.