Este hombre siempre está experimentando nuevas maneras para poder follarse a su chica. En esta ocasión, lo que ha hecho ha sido ponerla a cuatro patas y meterle la mano poco a poco hasta darse cuenta de que le cabía entera. Cómo era algo que le estaba poniendo a mil, se ha cogido la polla y se la ha empezado a tocar durante un buen rato. Gracias a esto, han conseguido llegar a alcanzar el orgasmo de una manera simultánea y seguro que vuelven a repetir.