Un hombre ha logrado convencer a su mujer para que practiquen sexo anal de una forma muy especial. Ella pensaba en un primer momento que le iba a doler pero luego se ha dado cuenta de que ha sido mucho más placentero de lo que se había creído. El tío la penetrará con mucha suavidad en un principio y luego irá incrementando la velocidad de una manera exponencial para sentir más placer.