Este tío se considera muy afortunado porque se ha ligado exactamente a la tía que quería. Además, para poder probarlo de cara a las amigas, lo que ha hecho ha sido instalar una cámara oculta que ha situado de forma estratégica en su cuarto. Mientras él se masturbaba un poco, ella ha venido y le ha atado las manos, luego le ha comido la polla hasta ponerla bien dura y finalmente se le ha puesto encima para dejarse penetrar.