Esta mujer tiene tantos problemas económicos que ha decidido aceptar el trato del vecino de comerle la polla a cambio de pasta. Se la ha mamado tan bien que le ha dado más dinero de lo normal.