A esta rubia le encanta que se la metan y siempre graba todos sus encuentros para que la puedan ver la máxima cantidad de gente posible. Se ha quitado las bragas y ha dejado que su compañero se la empiece a meter en tantas posiciones como quiera. Después se ha metido un pene de plástico en la boca como si de fuera de verdad. Con esa práctica los dos se han excitado mucho.