Esta pareja quiere probar algo nuevo en el mundo del sexo y, por esta razón, se han encargado de acudir a una sexóloga para que le podrán recomendar algo que realmente sea capaz de poder marcar la diferencia. La profesional les ha recomendado que realicen todo tipo de posturas sexuales diferentes: por ejemplo, la famosa del perrito. Nada más llegar a casa, han colocado una cámara en un lugar estratégico y han dado rienda suelta a su imaginación.