Esta mujer siempre ha tenido en su mente la fantasía de que la pusieran llegar a secuestrar y, privada de su sentido de la vista, le hicieran todo tipo de guarrerias. En esta ocasión, se ha conseguido ligar a un tío al que también le va ese rollo. A atado las manos de la mujer, le ha vendado los ojos y luego le ha obligado a mamarle el pene. Después se han acostado y ella nunca había disfrutado tanto.