Esta mujer siente algo de timidez cuando tiene que hacerle una mamada a su novio. En este caso, el chico le ha pedido algo nuevo: que se metiera la polla en la boca mientras todavía la tenía algo flácida y que fuera incrementando su tamaño poco a poco hasta ponerse bien dura. A ella le ha costado un poco, pero al final ha sido capaz de cumplir con ese objetivo tan especial a la vez que erótico.