Esta tía hace algunas semanas que ha castigado a su marido sin sexo por hacer mirado de una forma extraña a una amiga. Sin embargo, ella misma ha sufrido los efectos al querer que se lo follase y no poder. Cuando no ha podido más se ha comprado roba interior provocativa, se ha puesto a cuatro patas y le ha calentado bien la polla. Después le ha pedido que la penetre por detrás.