Esta tía se ha separado de su marido y ha empezado a vivir la vida loca. Ha tenido suerte de conocer a un nuevo novio en unos grandes almacenes y le pone tanto que no deja de comportarse como si fuera una auténtica colegiala. Se ha puesto ropa interior de lo más picante y cada cierto tiempo se ha ido subiendo la falda para que el otro se la pudiera llegar a ver. Además, en un momento dado hasta ha enseñado el coño.