Con qué bestialidad le introduce este latino el puño a su pareja por el coño. Ella está tumbada en la cama, mirando hacia abajo con las manos esposadas. Y él de rodillas le introduce toda la mano por la vagina, sin ni siquiera haberle quitado la ropa interior. Se limita a echar el tanga a un lado y a masturbarla con todo el puño. La tía recibe un placer increíble, aunque de vez en cuando intenta que el hombre baja el ritmo porque tiene miedo a que la vaya a lastimar de lo salvaje que es.