Esta chica de pelo rizo, cara morbosa y tetas grandes disfruta del fumarse un cigarrillo mientras su novio la penetra por detrás. La muy golfa está tumbada en cama, con el cigarro en la mano, y se limita a fumar. El tío se la folla con ganas, ante la pasividad de su mujer. Finalmente ella se pone a cuatro patas y él continúa follándosela en una posición mucho más cómoda. Cambian la cámara de sitio, y apunta ahora al culo de la jamelga, en el cual se puede ver la acumulación de un poco de grasa. A la mujer le dura el cigarrillo todo el polvo.