Una mujer obesa quiere demostrar a todo el mundo que, aunque tiene algunos kilos de más, es capaz de ponérsela bien dura a su novio. Ella se pondrá a cuatro patas mientras el tío se le pone detrás para poder penetrarla. Incluso le dará algunos azotes para ponerla a tono. Aunque ella, en un primer momento, intentará narrar todo el evento, al final el placer será más intenso y le acabará por invadir todo el cuerpo.