Este hombre estaba descansando desnudo en cama, mientras veía la tele, cuando llegó su mujer y comenzó a comerle la polla.  La madura le agarra el pene con fuerza y se lo mete en la boca como una golfa, mamándolo con calma pero con muy buena técnica, lo que pone a su pareja muy muy cachondo. Ella gusta de meterse solo la cabeza en la boca, y de pasarle la lengua por encima. Lo hace de una manera muy sensual, y no descansa en ningún momento. Solo al final retira la polla de su boca, y continúa masturbándolo.