Esta vieja tiene un ritual muy especial siempre que llega a su casa y es correrse. Su marido empieza a sospechar algo y por eso le ha colocado una cámara oculta en un lugar estratégico. En el momento en el que ha visto el resultado no se lo ha podido creer.