Un hombre está probando nuevas maneras para poder satisfacer sexualmente a su mujer. En un primer momento la pondrá a cuatro patas, le quitará las bragas y se la meterá por detrás. Después cogerá un juguetito muy divertido en forma de polla algo extraña y la empezará a penetrar con ella. La tía no sabe si le gusta o le provoca dolor, lo único que quiere es que esa experiencia no se acabe nunca