Dos mujeres están muy calientes y han decidido que van a dar rienda suelta a su imaginación. Por esta razón se han llevado a sus maridos a una playa nudista y les han empezado a hacer de todo. La primera práctica ha consistido en ponerse a cuatro patas y meterse la polla en su boca. Después de una felación de lo más especial, han conseguido que se corran.