Una mujer quiere sentir la polla de su marido muy dentro de ella. Para poder hacerlo el tío le sujeta muy bien el culo, para que no pueda escaparse. Ella también se lo sujeta porque quiere hacer todo lo posible para experimentar el máximo placer. Follarán durante un buen rato. Ella le ha pedido que no se le corra dentro pero él ha asegurado que esa es una promesa que no sabe si cumplirá.