Una chica ha decidido que quiere probar ese tipo de técnicas y por ello va a hacer todo lo que su novio le diga. Lo primero que le pide es que se cubra la cabeza con algo donde solo pueda llegar a sobresalir la boca para poder chuparle la polla. Lo hará tan mal que tendrá que darle unos azotes. Después, en la ducha, se podrá ver como de dolorido tiene el culo. A ella no le importa porque se seguirá masturbando.