Ha llegado el día de San Valentín y esta mujer ha decidido celebrarlo a lo grande. Se ha comprado un disfraz muy excitante de diabla y lo va a probar con su pareja. Nada más llegar del trabajo le ha pedido que se quite los pantalones y le ha hecho una mamada de lo más especial. Después se ha bajado las bragas, ha puesto el culo y se la han metido hasta que se ha terminado de correr