Un hombre ya llegado a casa tan excitado que ha cogido a su mujer, la ha recostado a cuatro patas y se le ha metido por el culo. Iba tan excitado que no se ha dado cuenta de que todavía llevaba puesta la ropa interior. No obstante, ni tan siquiera le ha importando, la ha apartado a un lado y ha metido la polla por donde ha querido. Se la follará hasta que se corra en el culo.