Vídeo de total exhibicionismo de una pareja amateur en un tren en movimiento. Aprovechando que no hay nadie más en el vagón, esta madura espera a que su marido vuelva del baño abierta de piernas y con el coño al aire. Así que cuando el hombre llega, ella le agarra la polla y se la empieza a chupar allí mismo. El riesgo a ser descubiertos los pone a cien, y la vieja la chupa con más ganas que nunca. También el tío está muy cachondo, con la polla totalmente erecta. Para calentar más el asunto, la vieja le enseña a su hombre las tetas, sacándolas por fuera de la blusa.