Con fusta en mano este hombre domina a su pareja en la cama. La chica hace literalmente lo que él le ordena. Y pese a ser obediente, de vez en cuando se lleva algún golpe de su novio. Primero la obliga a comerle la polla, pero lo hace salvajemente. Me impresiona como le agarra la cabeza y hace que poco más la chica vomite. Después le dilata el ano con la mano él a ella y entonces se la folla. Hasta aquí normal, pero para rematar el polvo también comienza a agarrarla violentamente. Para mí, lo curioso es que la tía está muy buena y él parece ser un don nadie.