Solo con un tanga de hilo y con sus grandes tetas al aire, esta chica de tez pálida pone cara de niña buena mientras su novio juega a darle algún que otro latigazo- suave- en el culo. Ella no se queja, y es más, incluso le dedica buenas palabras cuando el la mira y le acaricia sus duros pezones. La chica aprovecha para cogerle su dedo anular y llevárselo a la boca, donde lo chupa con mucha delicadeza y sensualidad. El vídeo termina con el chico acariciando el clítoris de su pareja.