Al protagonista de este vídeo le entra el calentón en medio de la noche y no se le ocurre mejor idea que ir al trabajo de su folla amiga para poder echarle un buen polvo. Ella trabaja en un 24, así que aprovechando que no hay nadie se lo lleva al baño del local y allí se pone de rodillas para hacerle una buena mamada. Hay que reconocer que la tía la come de puta madre, y más ganas que le pone para desestresarse y desconectar del chollo. Finalmente el hombre se le corre en la boca.