Antes de irse para cama, a esta pareja amateur le entró el calentón, por lo que comenzaron a enrollarse. La mujer no tardó en bajar al pilón, pero, tras unos segundos mamando, decidió que era mejor juguetear con la polla de su pareja entre sus tetas. La tía se quita el sujetador y deja al aire dos enormes globos. Le agarra fuertemente la polla al hombre y la mueve entre sus pechos. Por fin, sitúa el rabo entre las dos bufas, y apretando estas le realiza una buena cubana. Esto pone a cien al hombre, que no tarda mucho en correrse, por supuesto, sobre los pechitos de la golfa.