Este hombre juega a acariciar el ano de su mujer con su pene. Viendo que esta está receptiva, y que el agujero está bastante dilatado, prueba a metérsela analmente.  La polla entra perfectamente, pero para evitar que a su mujer le duela mucho, sigue jugando con su miembro- ya dentro del ano-. Cuando por fin el culo está bien dilatado, el hombre empieza a meter y sacar su polla del agujero cada vez con más fuerza y velocidad. La madura disfruta a cuatro patas, sin ningún tipo de dolor, a juzgar por sus fuertes gemidos.