La cámara de seguridad graba a esta pareja manteniendo relaciones sexuales en el baño del establecimiento. La chica es la que lleva la iniciativa. Pone a su novio contra el lavabo y le baja los pantalones. Entonces, de rodillas, se pone a comerle la polla. El tío está un poco más nervioso, pero ella lo hace con total naturalidad, ya que la escenita la está poniendo a cien.  Así que la chupa con mucha tranquilidad, incluso le come los huevos a su pareja. Eso sí, cuando tiene que comerla rápido, también lo hace.