Esta gorda friki es toda una golosa a la hora de hacerlo con su pareja. La mujer, tímida en su vida cotidiana, en verdad es toda una golfa en la cama. Sin quitarse sus gafas, en esta ocasión pone la polla de su novio entre sus enormes tetas, la aprieta entre los senos y bajando la cabeza comienza a chuparle la puntita. Entonces apoya los pechos sobre la pelvis del hombre y continúa comiéndole la polla, pero cada vez metiéndosela hasta más al fondo de su boca. Cuando nota que el tío va a llegar al orgasmo, lo pajea para que este se pueda correr plácidamente en toda su cara.