Colocan una cámara oculta en el baño de esta joven y graban cómo se desnuda delante del espejo. La chica es bastante mona, pero lo que realmente resalta son sus dos pechos, redondos como melocotones y con unos pezones del tamaño perfecto. Aprovechando que no hay nadie en casa, comienza a acariciar su clítoris, y a continuación se mete dos dedos por la vagina, con la intención de masturbarse. Lo hace allí mismo, en el baño y de pie.  La chica es joven y todavía está descubriendo su sexualidad, por lo que aprovecha para tocarse siempre que puede.