Estas mujeres quieren trabajar en el mundo del sexo porque saben que de esta manera pueden ganar mucho dinero. Para ello, han hecho una prueba con un productor porno muy conocido; primero han enseñado sus enormes tetas; luego el tío les ha dicho que se ponga de rodillas para que se la puedan chupar un buen rato. Y todo ello ha sido emitido en directo con una webcam. Al final las dos guarras han conseguido su objetivo y trabajarán en ese oficio.