Este chico está algo cansado de tener las mismas relaciones sexuales con su mujer ya que nunca innovan. Es por esta razón, por lo que le ha pedido que hagan algo nuevo. La rubia se ha comprado una polla de plástico y le ha pedido a su hombre que la chupe durante un buen rato. En el momento en el que se han calentado, el chico se pondrá a 4 patas para que la otra la penetre por detrás. Pensaba que le iba a doler, pero le ha encantado.