Esta tía ha decidido que le va a hacer a su chico un regalo de lo más especial. Lo que ha hecho ha sido pedirle que se tumbe en el sofá y bajarle los calzoncillos. A continuación, le ha sacado la polla y se la ha estado sobando durante un buen rato. En el momento en el que se le ha puesto bien dura, lo que ha hecho ha sido meterse la polla en la boca durante un buen rato hasta que se le ha corrido en la boca.