Este hombre siempre se ha quejado de que su chica no se la ha mamado de una forma que se pueda considerar profesional. La tía ha captado el mensaje y ha visto toda una gran cantidad de grabaciones a lo largo de Internet para saber como va a perfeccionar su técnica. Cuando ha tenido a su chico delante, le ha quitado los calzoncillos y se la ha empezado a mamar. Lo ha hecho tan bien que no ha tardado en correrse en su cara.