Esta mujer siempre se había planteado la idea de ver hasta dónde se podía meter los dedos porque tiene el coño muy grande. Además, quería saber si se cumplía la regla de, a mayor profundidad, más cantidad de placer. Para poder tener constancia de ello, lo que ha hecho ha sido precisamente grabarse con una cámara digital que había comprado para la ocasión. Le ha encantado la experiencia.