Esta chica se ha decidido a poder traspasar la última frontera de su relación de pareja y por ello ha dejado que su hombre se la pueda meter por detrás para ver lo que se siente en ello. Lo primero que ha tenido que hacer ha sido calentarle la polla por completo y luego abrirse bien el culo para que le pudiera entrar. Después de probarlo le ha dolido tanto que han dejado esta práctica para otra vez.