Esta chica se ha ido a un sexshop y ha comprado toda una gran cantidad de cosas que se muere por probar. Una de las más increíbles ha sido un perfeccionador de pezones que ha utilizado desde el primer momento. Lo siguiente que ha hecho ha sido comprar un enorme masturbador que no ha tardado en poder meterse por el coño. La experiencia ha sido tan placentera que va a repetir cuando quiera.