Esta mujer estaba algo asustada porque veía que su novio tenía la polla demasiado grande; esa era una de las razones por las que nunca se había atrevido a poder probar el sexo anal. Sin embargo, un día que había bebido de más se había decidido a poder traspasar esa frontera. Se ha dilatado bien el culo y entonces el otro se la ha metido. Ha descubierto que le encanta.