Esta chica siempre ha pensado que chuparle la polla a un tío debía ser lo más asqueroso que se podía hacer en su vida. Sin embargo, en el momento en el que fue progresando en su relación, se dio cuenta de que estaba deseando poder sentir la de su novio en el paladar. Por esta razón se ha decidido a dar el paso y no ha tardado en mamarla. Al tío le ha encantado.