Una pareja ha decidido que cualquier persona pueda verla teniendo relaciones sexuales. Es por ello por lo que han cogido su cámara de toda la vida y han echo una grabación muy especial. Primero ha empezado la chica haciéndole una mamada al tío y luego este le ha comido el coño durante un buen rato. Después han practicado la puesta del perrito entre otras diferentes hasta llegar al orgasmo al mismo tiempo.