Un hombre se ha quedado solo en casa porque su novia se ha ido de fiesta con unas amigas. No se le ha ocurrido otra cosa que contratar los servicios de una prostituta para dar rienda suelta a su imaginación. Lo primero que ha hecho ha sido ponerla a cuatro patas y empezar a meterle los dedos por el ano. Ha dilatado tanto que al final ha conseguido hasta meter toda la mano.