Esta pareja se ha ido de vacaciones al aire libre para poder relajarse del estrés continuo de su día a día. En un momento dado, el tío se ha empezado a calentar hasta que se ha sacado la polla y le ha pedido a la novia que se la comiera durante un buen rato; ella no se ha negado. Le ha hecho una mamada tan espectacular que antes de darse cuenta ya se le estaba corriendo dentro de la boca. Les ha encantado a los dos.